Existen múltiples de estilos en cuanto al yoga. Hay especializaciones que se centran más en respiración, otros en movilizar el cuerpo y su elasticidad o incluso en el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

El yoga es una doctrina filosófica de origen hindú que se basa en las prácticas ascéticas, el éxtasis, la contemplación y la inmovilidad absoluta, llegando a un estado de perfección espiritual. El objetivo de esta práctica es conseguir un mayor control físico y mental a través de un conjunto de movimientos técnicos.

Tipos de yoga:

Ashtanga

Fluidez, continuidad y consistencia. Es un tipo de yoga dinámico donde el practicante se mueve de una postura a otra con cada inhalación y espiración.

Lo que le distingue de las siguientes prácticas que explicamos a continuación es el formato estricto que le precede. Son 4 fases: series de inicio, series principales, secuencias de estiramientos de espalda y secuencia de finalización. Aunque dentro de estas series o secuencias se puede escoger múltiples conjuntos para adecuarse a cada persona.

El objetivo del Ashtanga es la concentración de la mente por medio de la práctica física. Cada practicante se mueve a su nivel y a su ritmo con la secuencia que más se adecúe a sus capacidades.

Este tipo de yoga es específico para personas que prefieran un ritmo rápido y dinámico. Las posturas se alteran en cada respiración con mucha fluidez. Es importante practicar continuamente los vinyasa para fortalecer los brazos y el abdomen y así dominar el Ashtanga.

Ashtanga Yoga proporciona muchos beneficios cardiovasculares gracias al ritmo de los movimientos, acelerando el metabolismo y potenciando la quema de grasas. Asimismo, al igual que otros tipos de yoga, mejora la flexibilidad, tonificación y fortaleza de los músculos.

Si lo que buscas es potenciar la coordinación y tonificación, conocer los límites de tu cuerpo y convertirlos en un reto, ¡El Ashtanga Yoga es perfecto para ti!

 

Hatha Yoga

El Hatha Yoga es el más conocido y practicado en todo el mundo. Abarca tanto las posiciones del yoga como la meditación, la respiración y la purificación espiritual. El Hatha yoga se centra en los Asanas ( posturas físicas), los pranayamas (ejercicios de respiración) y la meditación y relajación.

Todo el mundo puede practicar Hatha yoga ya que se centra en la relajación y la reducción del estrés. Aprenderás a respirar y a ordenador correctamente tu caos mental al mismo tiempo que practicas varias posturas físicas.

Los beneficios de HathaYoga son muchos, mejora de la flexibilidad, más fuerza muscular, tonificación, mejoras la postura corporal y la alineación del cuerpo al mismo tiempo que liberas estrés y pones tus pensamientos en orden. También aprenderás a conocer tu cuerpo y sus limitaciones. A escuchar un yo interior que con cada práctica irá creciendo.

 

Kundalini

La madre de todos los yogas. Es una de las formas más potentes que te aportará una comprensión más definida y completa del yoga. El Kundalini pone mucho énfasis en la respiración, cantos y la liberación de nuestra energía.

Se realizan posturas pasivas y agresivas entrando en las tradiciones más antiguas del yoga.

Sus ventajas son espirituales más que físicas ayudando a promover la creatividad y el amor incondicional.

 

Yoga Nidra

Si lo que estás buscando es relajación mental, física y emocional, el Yoga Nidra es ideal. Es el tipo de yoga más espiritual y que indaga más en el interior de la cabeza y subconsciente que no en movimientos físicos.

Consiste en un método sistemático de pranayamas (control de la respiración), Dharanas (concentración y cultivo de la conciencia) y de Pratyharys (control de los mecanismos sensoriales y emocionales). Es una manera de manifestar cualquier deseo ya sea físico, mental o espiritual, es la búsqueda de la liberación.

Nidra es un técnica de relajación lúcida donde la mente queda entre la consciencia y el sueño buscando potenciar el rendimiento de la mente. El objetivo es conectar con el subconsciente navegando nuestro mundo interior intentando entender nuestros miedos y conflictos y enfrentarlos.

Tiene diversos beneficios como alcanzar un nivel de bienestar con uno mismo y retomar nuestra vida, previene el envejecimiento prematuro y el buen funcionamiento inmunológico. También regula el sistema nervioso, reduce el insomnio, adicciones y malas conductas.

 

Yoga Iyengar

En segundo lugar hablaremos del Yoga Iyengar, uno de los derivados del Hatha Yoga, que se centra en la alineación de la postura.

Cabeza, hombros, columna vertebral, cadera y pies se mantienen y promueven las buenas prácticas, la postura y el flujo de energía. No se caracteriza por ser dinámico más bien por la cantidad de tiempo que se le dedica a cada postura. Se requiere mucho tiempo para una alineación y postura perfecta y como más tiempo se mantenga más beneficiosa es.

Iyengar incorpora los accesorios como la almohada, mantas, bloques, sillas y correas, siendo un buen punto de entrada para principiantes en la práctica del yoga, personas con sobrepeso, personas de edad avanzada o con dolores de espalda y musculares.

Se caracteriza por sus posturas extenuantes durante las sesiones que ayudan a aumentar la flexibilidad y la masa muscular. Su propósito es aumentar la salud, una práctica altamente terapéutica.

Como en la mayoría de prácticas de Asana, crecerás en fuerza, flexibilidad, conocimiento del cuerpo y de la mente. Es una práctica que requiere mucha atención en cada uno de los movimientos, conociendo los límites físicos de cada uno.

Es una manera de liberar el estrés acumulado fortaleciendo todos los músculos del cuerpo y mejorando la postura corporal.