Mejora tu rutina

Un 3% de los adultos admite no dormir más de 7 horas diarias, cuando deberían dormir un mínimo de 8 horas.

El equilibrio para tener una vida sana se basa en la comida, el ejercicio y el descanso. Las consecuencias de no dormir bien, varían según cada persona aunque inciden en tener menor energía, más ganas de comer entre horas cosas dulces o comidas poco saludables; además de problemas en el sistema inmunológico, ansiedad, irritabilidad y dificultades de concentración.

Para mejorar los hábitos del dormir, primero debemos ser conscientes de:

  • Que hacemos antes de ir a dormir (TV, Redes Sociales, cenar, etc.)
  • A qué hora vamos a dormir
  • A qué hora nos despertamos
  • El ingerir de cafeína y alcohol
  • A qué hora cenamos
  • La temperatura de la habitación
  • El tipo de luz al que nos exponemos antes de ir a la cama
  • Lo enérgico que ha sido nuestro día

Cuando observamos todos estos conceptos seremos capaces de generar un patrón, una rutina del sueño. Seguramente veremos en seguida que hábitos nos ayudan a conciliar el sueño y cuales no; pero en esencia seremos capaces de dibujar una rutina del sueño que nos ayude a descansar debidamente.

HACER PEQUEÑOS CAMBIOS

No hace falta cambiar toda nuestra rutina del sueño de golpe, si no que se trata, de hacer pequeños cambios que no cuesten de asimilar ni ejecutar, pero que tengan la capacidad de mejorar la calidad del dormir.

Despertador

En Whitefit nos preocupamos por tu salud y por tanto vamos a darte algunos pequeños cambios que puedes realizar para mejorar el sueño.

  • Antes de ir a dormir, es importante no utilizar la tecnología con pantalla: televisión, ordenador, móvil o relojes inteligentes. Te proponemos que cierres todas las pantallas 30 minutos antes de ir a la cama. La idea es no exponerse a la luz azul de las pantallas. Para ello puedes substituir este tiempo por 30 minutos de lectura, relajación, bed-yoga o un baño caliente.
  • Aumentar la actividad física diaria también te ayudará a dormir mejor por las noches.
  • Reducir bebidas azucaradas, con cafeína o con alcohol.
  • Comer dos horas antes de ir a dormir. No comer cosas pesadas y a poder ser, fáciles de digerir. Evitar la fruta por la noche o los vegetales crudos.
  • Mantener una rutina, intentar despertarse cada día a la misma hora e ir a dormir siempre a la misma hora.
  • Intentar estar expuestos a la luz natural el mayor tiempo posible en lugar de estar en espacios cerrados y con poca luz solar.
  • Invierte en un buen colchón y una buena almohada. Según la temperatura de la habitación (lo ideal son entre 18ºC i 20ºC) tenemos que tener en cuenta varias características que nos ofrezca el producto.